Disciplina Positiva y sus orígenes

 La Disciplina Positiva para padres y educadores está basada en la teoría de  Alfred Adler Rudolf Dreikurs . El Dr. Adler en el año 1920 se sumergió en la idea de educar a los padres y abogó por un mejor trato a los niños basándose en el respeto mutuo, pero también argumentó que los niños que no tenían límites o crecían en un ambiente de sobreprotección es muy probable que puediesen tener problemas sociales y de comportamiento. Dreikurs y Adler se refieriron a este enfoque como crianza “democrática”. En 1988, Jane NelsenLynn Lott, ahondaron en estos conocimientos y publicaron la serie de libros de Disciplina Positiva que comenzaron a aplicar en clases  experimentales. A día de hoy esta Metodología ayuda a desarrollar habilidades y competencias para ejercer el rol parental de manera eficiente. Los talleres de Disciplina Positiva están dirigidos por profesionales certificados por la Positive Discipline Association y están basados en el modelo de la Disciplina Positiva y las teorías de Alfred Adler, Rudolph Dreikurs, Jane Nelsen, Lynn Lott y otros.

“De dónde sacamos la loca idea, que para que un niño se porte bien, primero tenemos que hacerlo sentir mal”  Jane Nelsen.

“Un niño que tiene mal comportamiento, es un niño desmotivado” Rudolf Dreikurs

DPE_LOGO

Anuncios

El juego de los límites invisibles

Cita

nada ocurre

“Nada ocurre hasta que no se mueve algo”. Esta fué una cita del célebre Albert Einstein. Una declaración simple y que parece tan obvia y  tan cierta, nos cuesta en demasiadas ocasiones aplicarla. Muchas veces pasamos demasiado tiempo en el análisis de algo sólo para no tomar medidas, esperando que el que se mueva a nuestro gusto sea el entorno del que no tenemos control en absoluto. Sí nada sucede hasta que algo se mueve, pongámonos en movimiento desde nuestro foro interno pensando que como en un tablero de ajedrez a cada movimiento de un simple peón la partida se transforma. En el momento que decidimos mover nuestra ficha personal las cosas nunca son lo mismo.

Si partimos desde esta perspectiva y analizamos por qué nos cuesta tanto manejar algunas situaciones, quizá sea porque nunca nos han enseñado cómo gestionar de la mejor forma en que somos capaces nuestras emociones, nuestras creencias limitantes  y a lo largo de nuestra existencia continuamos atrapados en una partida de  ping pong interminable con ellas, con nosotros mismos. Consecuentemente y desde este enfoque no solemos acertar con nuestra mejor opción.

Muchas veces hemos escuchado “La vida es un juego”, si metafóricamente esta afirmación es cierta ¿por qué “El juego de los límites invisibles” es al que más tiempo dedicamos?. Nuestras propias mentes son las que nos arrastran a una trampa sin salida, atados a unas cadenas impalpables que solo nos dan margen a movernos en la triste distancia del no puedo, “Yo soy así”.

¡Tú lo eres todo! y entender es transformar lo que es.  (Jiddu Krishnamurti)

Todo puede ser de otra manera, todo es totalmente posible de alcanzar. Todos tenemos la necesidad de tener un sueño, algo por lo que luchar, buscar, tener ilusión, tener la posibilidad de ser mejores, de superarnos, sin embargo nos damos por vencidos demasiado pronto porque no sabemos cómo mover la ficha. Afortunadamente hoy en día existen muchas opciones para transformar nuestras mentes y educarlas, extraer lo mejor de ellas y en consecuencia lo mejor de nosotros mismos. Hoy están al alcance de todos herramientas como el Coaching, la inteligencia emocional, la programación neurolingüistica y un largo listado de opciones que solo están esperando que te muevas, esperando ofrecerte las reglas del juego, del juego de la prosperidad, de tu propio juego.

Ahora sí…….¿Te atreves a ganarle la partida a tus límites invisibles?. Yo te ayudo a despertar al  Genio que llevas dentro.